Volando A Toda Velocidad En VIR

    Que emoción cuando leí el e-mail de Virginia International Raceway (VIR), dejándome saber que mi aplicación para recibir credenciales de fotógrafo durante el Oak Tree Grand Prix, parte del campeonato TUDOR, fue aceptada.  Después de intentar varias veces con otros eventos, por fin se me dio la oportunidad, y que sensación tan increíble es estar a menos de diez pies, tomándole fotos a carros que uno sueña en conducir un día. Este fin de semana pasado también fue mi primera vez visitando VIR, y que clase de facilidades para estar localizada en el mismo medio de la nada. Cambios de elevaciones drásticos, muchos árboles, hoteles y villas, todo alrededor de una pista de 3.27 millas. Para los que quieran conducir en una pista de circuito rápida, técnica, y que requiera mucha concentración, VIR es la solución ideal.

    Durante el fin de semana pasado, pude caminar alrededor de toda la pista, además, creo que la camine entera durante el viernes, día de prácticas libres. Ese día fue fuerte ya que había llovido el día anterior y la humedad estaba a 100% con temperaturas casi llegando a los cien grados, pero eso no me afecto en tomar tremendas fotos. El sábado y el domingo, día de carreras, fueron tremendos.  La temperatura se había calmado, no hacía mucho sol, y soplaba un viento muy agradable.

    La serie Lamborghini Súper Trofeo empezó las actividades del fin de semana, con prácticas libres y calificaciones durante el viernes, el primer heat sábado, y el segundo durante el domingo por la tarde.

    Desde hace tiempo estaba anticipando ver una carrera de este campeonato, ya que el piloto Puertorriqueño y amigo mío, Víctor González Jr., se encontraba tercero en los puntos del campeonato, y con una oportunidad en terminar el fin de semana en el segundo puesto, pero desafortunadamente la historia no fue así.

    Kevin Conway, compañero de Víctor, termino el fin de semana logrando obtener su segundo campeonato consecutivo en la serie, y ahora el campeonato se prepara para su último evento en octubre durante el fin de semana de Petit Le Mans en Road Atlanta.

    La serie Continental Tire Sports Car Challenge dio un espectáculo durante la carrera de casi tres horas el sábado por la tarde. En GS se formó una batalla increíble entre Chevrolet, Aston Martin, y Porsche, con solamente minutos faltando en el tiempo de competencia. El TRG Aston Martin se llevó la victoria delante del Stevenson Motorsports Camaro por solamente ¡0.242 segundos!

    El #7 Porsche 911 de Rebel Rock Racing obtuvo el tercer puesto, su mejor resultado del año.

    El #56 Porsche Cayman de Murillo Motorsports/Mosing Motorcars, conducido por Eric Foss y Jeff Mosing, lograron obtener la primera victoria del año después de haber debutado en la serie durante el último evento del campeonato en Road America.

    Los LMPC junto a los IMSA Lites tuvieron su segunda reunión del año, participando en dos heats de 45 minutos cada uno. Siendo bien sincero, verdaderamente no fue una de las mejores carreras del fin de semana ya que, para mí, encuentro que los IMSA Lites y los LMPC son un poco aburrido, pero me gusta escuchar los motores V8 de los LMPC, y definitivamente los quería escuchar más cerca todavía.

    Enzo Potolicchio y su equipo 8 Star Motorsports domino el fin de semana, con su corredor, el mejicano Luis Díaz, tomando la victoria durante los dos heats.

    El domingo llego, y todo cambio. La gente se puso más ansiosa de lo normal. Los corredores más concentrados en lo que tenían que hacer, y los fotógrafos tomando más fotos que nunca.

    El evento empezó con mucha acción. El Risi Competizione Ferrari GTLM que había calificado primero “overall” se había salido de la pista en la segunda vuelta, perdiendo cuatro posiciones.

    El equipo Porsche NA no tuvo un fin de semana muy bonito tampoco, con uno de sus corredores, Richard Lietz, sufriendo un accidente grave durante los calentamientos de la mañana en donde termino con una mano fracturada. Ya que Lietz estaba fuera del evento con su lesión, el equipo no tuvo ninguna otra opción más que montar otro Porsche 911 RSR (#911) usando un chasis nuevo, piezas del carro accidentado y poner a Michael Christensen en “double duty”.

    El día se puso peor, ya que el nuevo Porsche 911 RSR (#911) sufrió problemas de motor durante la carrera, forzando que el carro se retirara del evento, mientras que el otro Porsche (#912) tuvo varios incidentes menores en la pista, perdiendo muchas posiciones.

    En GTD fue el Aston Martin de TRG que había calificado primero, pero por alguna razón, durante la carrera, el carro lentamente perdía posiciones, terminando la carrera en la posición doce y veinte “overall”.

    El Falken Porsche 911 RSR se veía muy fuerte a mitad de la carrera, pero el Risi Competizione Ferrari, encontrándose milagrosamente en la segunda posición con 15 minutos faltando de competencia no se iba a dejar vencer tan fácil. Durante la última vuelta de la carrera, durante la penúltima curva de la pista, el Risi Ferrari le hizo un pase maravilloso por afuera del Porsche y bueno, el resto fue historia.

    Lo más impresionante de este evento, y algo que uno tiene que ver para creer, es como estos carros GT volaban cuando cogían la sección de los “Climbing Esses” y cuando salían del “South Bend”. Los carros GTD se levantaban en tres gomas, mientras que a los GTLM se les levantaban las dos gomas del afrente, y varias veces una de las gomas de atrás. Por ahí hay rumores diciendo que uno de los SRT Viper y uno de los BMW Z4 se llegaron a elevar en al aire, con las cuatro gomas fuera del suelo. Todos los carros estaban literalmente volando a toda velocidad en VIR.

    Escribir comentario

    Comentarios: 0

    • loading